domingo, 5 de marzo de 2017

El PP denuncia falta de contenedores en Cenicientos

EL PP DENUNCIA LA FALTA DE CONTENEDORES EN CENICIENTOS

Mediante su perfil público de Facebook, el Partido Popular de Cenicientos denuncia la falta de contenedores y limpieza en Cenicientos.
Con las siguientes imágenes enviadas por una vecina del municipio se completan sus demandas públicas:



60 comentarios:

  1. DESTACO A CENICIENTOS SOBRE EL MAPA

    Destaco a Cenicientos sobre el mapa
    que de Madrid conforma monte y suelo,
    siendo parte importante de su cielo
    buque insignia que prende en su solapa.

    En grata sensación que pronto atrapa,
    sus vinos suavidad de terciopelo
    y brisas marejadas del consuelo
    que adhieren al viajero como lapa.

    Un sortilegio tiene su montaña
    con su Peña entrañable que se baña
    en el pinar tendido ante sus pies.

    Y al trasponer el sol sobre la cumbre
    es tamaña su belleza y deslumbre
    que la villa corucha adorable es.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  2. CENICIENTOS EN EL CORAZÓN

    Es mañana grisácea en el pueblo,
    de una lluvia que cae mansamente,
    y un tañer de la campana doliente
    sume a la calle en silencio y despueblo.

    Es preciso y urge hacer un repueblo
    que atraiga en cascadas a nueva gente
    y vea un alba de nuevo creciente
    al igual que yo lo canto y amueblo.

    ¿Qué versificaré por alabarte
    y en versos épicos alto ascenderte
    y sobre el mapa de España situarte,

    e imperecedero así siempre verte,
    pueblo corucho sin cesar de amarte
    hasta cubrirme el velo de la muerte?

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  3. EL CANTO A CENICIENTOS

    En la cuña introducida,
    de abulenses y Toledo
    está el pueblo y su viñedo
    sostenimiento de vida.
    La cepa fue mantenida
    como diosa en los altares
    y las uvas en lagares
    corría rojo su mosto
    por el canalillo angosto
    como el agua de los mares.

    Con gentes acogedoras
    transitando por la calle
    hacen ameno este valle
    de las coruchas auroras.
    Armonía de las horas
    transcurren de forma lenta
    si el espíritu aposenta
    apego por el sosiego
    del que harto de trasiego
    vida tranquila le tienta.

    Quien nos visita se queda
    y si se va siempre vuelve
    cuando la brisa le envuelve
    del arcón de su almoneda.
    Paseante en la vereda
    viendo la vida que pasa
    hace trasvase y trasvasa
    olvido de su paisaje
    y se siente paisanaje
    y cimenta aquí su casa.

    Siempre impera aquí la calma
    y el horizonte apacible
    que se bebe y es bebible
    como néctar en el alma.
    Aparejo que es la enjalma
    de sus pocos animales
    otrora en los hierbazales
    abundaban los rebaños
    pero el paso de los años
    los mantiene terminales.

    Que más decir de su Peña
    a la que enaltezco tanto
    y con mis versos la canto
    y de mi rima se adueña.
    Sostengo que es nuestra enseña
    y la base del futuro
    y aunque yo yerto y oscuro
    cuando el suceso acontezca
    el poema permanezca
    y ser cierto lo que auguro.

    ¡Tomad, os presto mis ojos
    y su enfoque en la llanura
    y abridlos en herradura
    con que aparta los abrojos!
    No reparad en rastrojos
    y veréis a don Quijote
    que con Rocinante al trote
    va por tierras de la Mancha
    gritando:¡Castilla es ancha
    y se me atufa el bigote!

    Y si tornáis la mirada
    nuestra capital Madrid
    y cabalgando va el Cid
    en la alta madrugada.
    Y en la noche despejada
    he visto un cielo de bruma
    flotando como la espuma
    desde la Peña las luces
    polucionando de bruces
    a Madrid con que lo abruma.

    Y de la Peña bajando
    al pasear por el llano
    la dehesa es un rellano
    por el cual ir divagando.
    Los coruchos paseando
    por la estrecha carretera
    ven en el cielo una esfera
    límpida de aire tan puro
    que su clima es un seguro
    de naturaleza austera.

    Pinares, huertos y encinas
    viven en el horizonte
    y la quietud en el monte
    e higueras en las retinas.
    Visitante que caminas
    y buscas vida apacible
    y de vivir lo indecible,
    el pueblo de los coruchos
    tiene en alicientes muchos
    para hacértelo factible.

    Y hablamos aquí un lenguaje
    ingenioso y cervantino
    junto al amor de su vino
    colofón de un buen viraje.
    Y habrás hecho un maridaje
    con la estrella de los vientos
    que aseda los movimientos,
    de nuestros recios olivos
    que muestran sin paliativos
    el alma de Cenicientos.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  4. LA PEÑA BUVERA

    Roca colosal,muro y horizonte,
    firme y granítica Peña Buvera,
    te hizo la creación, alba cimera,
    hito y estandarte de nuestro monte.

    Águila imperial de vuelo en remonte,
    ave bicefala ahora pionera,
    embrionaria y abriéndole frontera
    a Cenicientos y el futuro afronte.

    La Buvera demanda un mirador
    con lupa incorporada y catalejo,
    roquedo monolítico exterior,

    de las luces pináculo el reflejo
    del impulso corucho creador
    que a La Buvera enmarca en este espejo.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  5. NOCTURNO EN LA PEÑA

    En tu contemplación Peña infinita
    mecido por el pinar y su coro,
    siento el resinar manantial sonoro
    que en el silencio nocturno crepita.

    Mi amante corazón sueña y palpita
    cuando hilan tu cima las brisas de oro,
    y las hadas culminando su exploro
    vuelven a su hogar en la Piedra Escrita.

    Arriba el sol naciente tornasola
    apacible, sin explosionar de ola,
    extendiéndose abajo en la llanura,

    sabre el pueblo que ya poco madruga,
    moviéndose con pasos de tortuga,
    amorfo y, ya sin pulso y sin premura.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  6. LA PEÑA DE CENICIENTOS

    Es amazona de yelmo y cimera
    y milenaria testa coronada,
    reinando sobre el valle indisputada
    nuestra inigualable Peña Buvera.

    Usó loriga y tizona guerrera
    y cota de malla en luna engastada
    y yegua indómita de una yeguada
    que pastaba indócil por la ladera.

    Y cuando los coruchos se asentaron,
    y el valle lo alfombraron de viñedos
    y a esta tierra fértil fecundaron,

    las armas ocultó entre los roquedos
    y las manos hercúleas mostraron
    el ramo de un olivo entre los dedos.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  7. LA TORTILLA DE ESPÁRRAGOS

    Esparragueras de marzo y de abril,
    adorno en cornicabras y en zarzales,
    hermanadas trepáis a chaparrales
    y os veo desde lejos entre mil.

    Espárragos de una industria fabril
    de prados, de paredes y trigales,
    proliferáis crecidos a raudales
    en el campo corucho cenientil.

    Con rapidez ya os tengo hechos manojo,
    optando a quien desecho a quien escojo,
    el sol primaveral arriba brilla;

    desandando feliz mi vuelta a casa.
    ¡La miga del pan y huevo os amasa
    y esculpo en la sartén a la tortilla!

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  8. LA ENSALADA DE CORUJO

    Cuando llueve en el otoño
    de una forma persistente,
    y es alegre la corriente
    el corujo ya es retoño.

    Dormita algunas semanas
    y en marzo se manifiesta,
    y buscarle es una fiesta
    que la emprendemos con ganas.

    Calzando botas de goma
    y portando unas tijeras,
    en arroyos y praderas
    vemos que grácil asoma.

    Es la humildad candorosa
    crecida dentro del agua,
    y le visten con su enagua
    la margarita y la rosa.

    Lo busco en "Los Banderuelos",
    llevando un cubo en la mano
    con la fe del artesano
    que busca el oro en los suelos.

    Busco en "Orilla Moral",
    en el borde de una poza,
    que se alegra y se remoza
    de un arroyuelo invernal.

    Busco por "Prado Maíllos",
    entre matojos y vacas,
    soliviantadas urracas
    y zarzas como cuchillos.

    Y me extiendo hasta "El Juncar",
    y los prados de "La Higuera",
    husmeando en la reguera
    su apetecible manjar.

    Y es porque es manjar de dioses
    el alabado corujo,
    en Cenicientos un lujo
    y en las mesas puros goces.

    Se prepara en ensalada,
    con cebolla y aceitunas
    y es paladar de fortunas,
    cuando está bien aliñada.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  9. LAS COLLEJAS

    Primaverales collejas
    que aparecéis de repente,
    ni siquiera os llevo en mente,
    y en mis pupilas perplejas
    me hacéis arquear las cejas.

    Al campo salgo a buscar
    espárrago y primavera,
    al corujo en la reguera,
    y a ti vengo a encontrar
    donde no te espero hallar.

    Te descubro en un cerrillo
    bajo el influjo del sol
    que adormece al caracol
    y aviva siempre el colmillo
    del conejo en febrerillo.

    Eres paisaje en la linde,
    compañera de la grama
    donde la liebre se encama
    para que a sus ojos brinde
    ver al perro en el deslinde.

    Creces entre la junquera
    y en regatos del arroyo,
    en retamas junto "Al Hoyo",
    y bajo troncos de higuera
    de la apacible"Ladera".

    Naces entre cornicabras
    de las de "Orilla Moral",
    rocosa piedra coral
    por donde triscan las cabras
    siendo esquilas sus palabras.

    Y surges en la "Labranza",
    la que linda "Al Encinar",
    y así el sol al declinar
    te presta historia y semblanza
    hierbecilla de esperanza.

    Aromas nuestro potaje,
    el de la Semana Santa,
    dando una delicia tanta
    que pagamos un peaje
    y hacemos casa y anclaje.

    Por el pueblo y por sus calles
    junto al olor a torrijas,
    filtrado por las rendijas
    se perciben los detalles
    de las gentes de estos valles.

    Sobre estas tierras gloriosas
    que circundan Cenicientos,
    y armonizan a sus vientos
    son sus adorables rosas
    comidas maravillosas.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  10. LOS MÍSCALOS

    Míscalo placer rosado
    de exquisito paladar,
    extendido en el pinar
    buscándote ensimismado.
    Eres tesoro anhelado
    cuando descubro un rodal
    en el paisaje otoñal,
    levantado las agujas
    en mágicas horas brujas
    en el pinar ceniental.

    Desde "Las Peñas", te extiendes
    bajando hacia "El Cornetal",
    cual hongo piramidal
    te deslizas y desciendes.
    Por "Pera Pérez", asciendes
    y ocupas "La Pinarilla",
    la que es trono y es la silla
    cabeza "Del Terremote",
    escalado siempre al trote
    de niños de maravilla.

    Subes "Al Cerro Castaño",
    reptando por su ladera,
    contemplando una reguera
    seca y muerta para el baño.
    Míscalos de los de antaño,
    en bajada por los riscos
    que conocieron pedriscos,
    entre pinos centenarios
    de los coruchos muestrarios
    de sus rebaños y apriscos.

    Bordeas a Cenicientos
    internándote en"El Hoyo",
    le das arrullo y apoyo
    y esporas y sedimentos.
    Produces gratos momentos
    y eres tierno y delicado,
    y delicioso bocado
    fugacidad sensorial
    de hongo breve y virginal
    nacido en bosque encantado.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  11. El ORÉGANO DE CENICIENTOS

    Vino Venus Afrodita
    con la raíz a la Peña,
    y entre los pinos se adueña
    del perfume que lo habita.
    De ropa bien ligerita
    vino y lo plantó la diosa,
    y es orégano una rosa
    que al ser venusina herencia
    inunda con su presencia
    Cenicientos amorosa.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho


    ResponderEliminar
  12. EL ACEDERÓN
    A Teresa

    En huecos de las paredes
    de las lindes de los huertos,
    dejaban al descubierto
    hojas mi amor que veredes.
    Plantas eran de mercedes
    semejando enredaderas,
    por entre verdes veredas
    brotaba el acederón
    siendo alumno Pigmalión
    de sus madres acederas.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  13. LOS CARDILLOS DEL HAMBRE
    Alegoría

    "Los pueblos que olvidan su historia
    están condenados a repetirla"
    (Winston Churchill)

    Fueron cardillos del hambre,
    quienes hambres aplacaron
    con su erizada pelambre
    al hambre lo amordazaron.

    En la España sin jornales
    con los campos agostados,
    las cárceles a raudales
    llenas de brazos quebrados.

    Las campesinas hambrientas
    con los niños de la mano,
    esperaban macilentas
    hallar al cardillo hermano.

    Como bandos de palomas
    en los campos desolados,
    viviendo aquellas carcomas
    de los odios desatados.

    Por aquellos campos áridos
    de la pertinaz sequía
    y sus árboles escuálidos
    de la España más sombría.

    Con Europa ardiendo en guerra
    y cerradas las fronteras,
    era atroz ver esta tierra
    de Caín por donde fueras.

    Con Dios desaparecido
    de la España sin ventura,
    con un nuevo orden ungido
    sin compasión por su altura.

    Juntas la Iglesia y la espada,
    siendo de herejes martillo,
    en una nueva cruzada
    que salvaste tú, cardillo.

    Tanto oropel y farfolla
    y un hablar grandilocuente,
    para en la mesa y en la olla
    ser el cardillo el presente.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  14. TERESA DE ÁVILA A SU PASO POR CENICIENTOS

    La carmelita a su paso
    camino de sus conventos,
    se detuvo en Cenicientos
    una tarde en el ocaso.

    Obteniendo aquí posada
    en la humilde hospedería,
    aguardó hasta el nuevo día
    para proseguir jornada.

    Después de acabar su aseo
    y del hábito mudarse,
    quiso aún embelesarse
    con el pueblo en un paseo.

    Y eligió por compañera
    porque la vio muy abierta,
    muy vivaz y muy despierta
    a la locuaz posadera.

    La madre siempre curiosa
    se paraba ante las puertas
    de lugareños abiertas
    de suyo tan cariñosa.

    Por cuantas calles pasaba
    un remolino de gente
    se hacía ante ella presente
    y a todos los saludaba.

    Su fama la precedía
    por los años cimentada,
    y de vuelta a la posada
    Cenicientos la seguía.

    Y retirada al descanso
    la infatigable viajera,
    la servicial posadera
    la condujo a su remanso.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  15. MUJERES DE LA PASIÓN
    La Virgen del Roble

    Antes de que primera dama fuera
    sobre el Roble con guardia de majuelos,
    estuvo entre los cardos de los suelos
    de aquel día sin luz que amaneciera.

    Su dolor traspasó la atroz frontera
    del umbral que rasgó capa a los cielos,
    cuando a los ríos inundaron hielos
    que enlodaron sus lechos y ribera.

    Impotente asistió bañada en llanto
    sobre el Gólgota cuando era María
    y rugieron volcánicos los vientos,

    el día del suplicio y del espanto
    cuando su hijo al expirar renacía
    y a Ella entronizaba en Cenicientos.


    LA VERÓNICA

    Aquella santa mujer
    que de Jesús se apiadó
    y en el lienzo se plasmó
    su dolor y padecer.
    Imagen de hoy y de ayer
    impregnada en lo profundo,
    donde no cesa un segundo
    de proseguir la maldad,
    que la vence en su bondad
    La Verónica en el mundo.


    LA MAGDALENA

    Al grupo lo acompañaba
    y a Jesús los pies lavó
    y después los perfumó
    y con su pelo secaba.
    Ella en el Gólgota estaba
    y ayudó a traer la escala,
    y manejaba la pala
    y en sábana que envolvieron,
    y en la tumba que le dieron
    estuvo la de Magdala.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  16. LA MADRUGADA Y EL TARAMEO

    ¿Adonde vas a esta hora?
    Levantado de la cama
    deja que llegue la aurora
    y no andes tan a deshora
    si prisa no te reclama.

    Y respondía en la puerta:
    -Mujer, miro el tarameo
    y la calle está desierta
    y la luna está despierta
    y muy tranquila la veo.

    Y así un día y otro día
    en las noches invernales
    sabía el tiempo que haría
    al día que amanecía
    aunque llovieran canales.

    Y en las noches de verano
    con la trilla en apogeo
    sabía cuando el Solano
    era el viento soberano
    que le llamaba al venteo.

    Hombres de los campos sabios
    conocedores del clima
    y sus cambiantes resabios
    que con ancestrales labios
    a la siembra les anima.

    Y hablaban del tarameo
    los hombres en Cenicientos
    como si fuera un recreo
    del tiempo en el laboreo
    jalonado de argumentos.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  17. EL TRABAJO DE TORNAPEÓN
    "-No sabiendo los oficios los haremos con respeto".
    León Felipe

    Era un trueque en el trabajo
    que eliminaba el dinero
    artesano y jornalero
    unidos en el destajo.

    Pensemos del carpintero
    que maneja la garlopa
    sin mula que no galopa
    precisaba de un bracero.

    El bracero con su mula
    al carpintero una viña
    hierbazal en la campiña
    se la ara y se la ondula.

    Por su parte el carpintero
    tal vez le hace una mesa
    y socios en esta empresa
    son aliado y compañero.

    Y en la fragua del herrero
    que arregla las herramientas
    ardían por trueque lentas
    las ramas del carbonero.

    Y con todos los oficios
    que el humano ejerce diestro
    y se sabe buen maestro
    el trueque da beneficios.

    Y en tiempos que se avecinan
    donde el dinero anda huido
    y en prófugo convertido
    al trueque nos encaminan.

    Todos poseemos artes
    sin saber desconocidas
    que encontraran sus salidas
    si con otros las compartes.

    Pues esto del tornapeón
    que encabeza lo que escribo
    y en mis versos lo describo
    del corucho es creación.

    Antiguos procedimientos
    de coruchos labradores
    que a base de sus sudores
    levantaron Cenicientos.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  18. GETSEMANÍ

    Una vez concluida La Última Cena,
    se hizo entrega Jesús en oración
    en el lugar de predestinación,
    el Huerto de los Olivos la escena.

    Siguiéndole fue su hueste nazarena
    en hondo silencio y meditación,
    y allí se sumieron en dormición
    llorando Jesús a solas su pena.

    Llamó al Padre y le expresó su amargura,
    y sangre sudó en la cruel tesitura
    de ser Cordero inmolado en Su Nombre.

    Y en la cruz clavaron al Nazareno
    y al exhalar el suspiro terreno
    dio trascendencia al destino del hombre.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  19. JUDAS ISCARIOTE

    Judas Iscariote tuvo
    un destino harto funesto
    y empleado de pretexto
    de muerte con el que anduvo.
    Sus finanzas le sostuvo
    denarios y algún talento,
    y padecer el tormento
    de proceder a la venta
    que vaticinaba cruenta
    el Antiguo Testamento.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  20. EL CIRINEO

    Confuso mira Simón Cirineo
    el tumulto originado en su puerta
    hasta hace breves minutos desierta,
    y ahora inundada de un clamoreo.

    Arrodillado en el suelo ve al reo,
    con la cara tumefacta y cubierta
    de sangre y, ya apelmazada y abierta
    de heridas, del inhumano paseo.

    A indicación del centurión romano
    al reo brinda apoyo con su mano,
    izando alto la cruz sobre el caído.

    Y durante un trecho sigue la estela
    de aquella embarcación que surca y riela
    el mar de un nuevo mundo que ha nacido.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  21. LA NEGACIÓN DE PEDRO

    Jesús a Pedro auguró:
    "Me negarás por tres veces
    no entonando por mí preces",
    certero le aseguró.
    Su angustia Pedro apuró
    y oyó piafar a un caballo
    perteneciente al serrallo
    del palacio del Tetrarca,
    el que infamó con su marca
    a Jesús, y cantó el gallo.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  22. JOSÉ DE ARIMATEA

    Aristas no pulidas del madero
    en la llagada espalda se clavaron,
    cuando de un empujón le derribaron
    al pastor del rebaño ya cordero.

    ¿Quién había de ser sepulturero
    de un reo de traición al que azotaron
    y con la cruz de espinas coronaron
    tildado de bufón y de inclusero?

    Un hombre contempló muerte y martirio
    presente en el Gólgota y fue instrumento
    al ver exangüe al pálido lirio

    y su palpitación en crecimiento,
    cuando el Cristo expiró en su cruel delirio
    al Cristo desclavó y dio enterramiento.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  23. PABLO DE TARSO

    De Damasco era el camino
    y el caballo tropezó
    y piafó y se encabritó
    y Saulo vio su destino.
    Vio al que del agua hizo vino
    y multiplicó los panes,
    y descendientes de adanes
    vieron andar sobre el mar,
    y puesto en pie echó a andar
    y le sirvió en sus afanes.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  24. ESTANDO AYUNOS DE CINE

    Estando ayunos de cine
    un mes de marzo muy frío,
    de coruchos un gentío
    de aglutinado aglutine.

    Instalaron en la plaza
    una pantalla gigante,
    y en un trasiego incesante
    por la noche en su terraza.

    De la Iglesia patrocinio
    auspiciado por el cura,
    vimos un cielo en la albura
    de un Dios y su raciocinio.

    Jesús el de Nazaret,
    artesano carpintero,
    dijo ser el mensajero
    del Dios de hijos de Israel.

    Más el poder constituido
    que al principio no hizo caso,
    por tal vez o por si acaso
    a apresarle fue inducido.

    De lleno se halló enfrentado
    a religión oficial
    de un mapamundi local
    y a Roma omnímodo Estado.

    De blasfemo fue acusado,
    y costumbres licenciosas
    propias de gentes ociosas
    proclives al altercado.

    Le pidieron un retracto
    y él dijo ser semillero,
    y es por ello que al madero
    le llevaron ipso facto.

    Conocimos a Caifás
    y allí vimos a Pilatos,
    y oímos los alegatos
    de Judas y Barrabás.

    Y en la pantalla agrandada,
    coruchos de Cenicientos
    contemplamos los tormentos
    de nuestro Cristo filmada.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  25. EL CEMENTERIO DE CENICIENTOS

    Aposento de las cruces,
    paseo de los cipreses,
    morada sin más reveses
    donde daremos de bruces.
    Sin hacer cual avestruces,
    escondidos bajo el ala,
    la Muerte vendrá a la sala
    y a coruchos insepultos
    nos mostrará informes bultos,
    despojos en su antesala.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  26. CAMINO DEL CEMENTERIO

    Quintas y contemporáneos
    cubrieron este camino
    en una caja de pino
    los coruchos y foráneos.
    Desfiles de coterráneos
    por aquí nos precedieron
    y de aquel viaje que hicieron
    ignoramos el final,
    ni si les fue bien o mal
    pues de volver se abstuvieron.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  27. EL DOMINGO DE RAMOS

    El sábado por la tarde
    comenzaba el ramoneo
    y sin nadie que los guarde
    de olivares su rameo.

    La búsqueda entre dos luces
    de los ramos aparentes
    que hicieran hacerse cruces
    al común de nuestras gentes.

    Los olivares temblando
    por hordas de coruchillos,
    los íbamos desgajando
    despertando a pajarillos.

    Competencia se entablaba
    sobre el ramo más hermoso
    y cada cual procuraba
    ser el ramo más vistoso.

    Y el domingo en la mañana
    se tomaban posiciones
    y al toque de la campana
    de desorden situaciones.

    Dueños sobre la explanada
    que a nuestra iglesia rodea,
    y actitud desvergonzada
    de broncas y de pelea.

    Muchachitas ataviadas
    con estreno de sus galas
    de las manos iban guiadas
    contra turbias martingalas.

    Llevaban palmas y ramos
    bellamente decorados
    como si fueran reclamos
    para gamberros airados.

    Y de pronto era una guerra
    que sobre el atrio estallaba:
    bullicio y polvo de tierra
    y escándalo se formaba.

    Rodaban los caramelos
    que pendían de las palmas
    entre la furia de abuelos
    y alarmismo entre las almas.

    De los ramos de las niñas
    se esfumaban las rosquillas
    y entre aquellas rebatiñas
    de muchachos zancadillas.

    En tanto, se apaciguaban,
    en silencio los tumultos
    y en el templo penetraban
    chiquillería y adultos.

    Y comenzaba la misa
    lenta, torpe y aburrida
    con atisbos de una risa
    en la boca reprimida

    El cura de aquel entonces
    enjaretaba un discurso
    que entre incienso y entre bronces
    bostezos en el concurso.

    Con las hojas de la oliva
    desprovista de sus ramos
    nos tiene el alma cautiva:
    ¡y qué tabarra aguantamos!

    Por fin Dios sea loado
    a nuestros ramos bendice
    y Dios le haya perdonado
    por cuantas tontunas dice.

    Y como suelta de potros
    trotábamos los muchachos
    mezclados unos con otros
    convertidos ya en cenachos.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho






























    ResponderEliminar
  28. LEYENDAS DE CENICIENTOS
    Las brujas del tejar

    Mi recuerdo es de un tejar
    donde ahora existen casas,
    y una estera, y unas pasas
    y una higuera en tal lugar.

    Según me contó mi abuela
    fértil de imaginación
    y narrando convicción
    y en saber oral escuela.

    Allí habitaron las brujas
    huríes del moro Juan,
    en primoroso desván,
    siempre alegres y pirujas.

    Volaban con las escobas
    asustando a los vecinos
    por recónditos caminos,
    fingiéndose monjas bobas.

    Y el moro con su borrico
    porteaba mercancías
    en tiempos de carestías,
    más contento que Perico.

    Y en las noches de Aquelarre
    prendían unas fogatas
    con grandes ruidos de latas,
    diciendo al borrico:"¡arre, arre!".

    Sobrevolaban las Peñas
    aterrizando en la plaza,
    con sus vestidos y traza
    en las escobas pequeñas.

    Casaron Juan y Zulema,
    que era la bruja más joven,
    sin que las demás se enconen
    por causa de tal pamema.

    Todo el pueblo fue invitado
    al opíparo festín,
    sin que se viera su fin
    como en mesa de un prelado.

    "¡Diciéndose:es bueno hogaño
    no son harpías las brujas,
    y sin conjuros ni agujas
    echamos tripa en mal año.

    Y convivieron contentos
    en buena paz y armonía,
    las brujas en cofradía
    y en sus casas Cenicientos.


    EL DIABLO COJUELO

    Se acercó el diablo cojuelo
    de Madrid de tapadillo,
    y extramuros del Cerrillo
    hizo casa en un majuelo.

    La casa no se veía
    ni a él en figura humana,
    hecho siempre un tarambana,
    se reía y se reía.

    Maquinaba todo el día
    la forma de divertirse,
    y así a sus anchas reírse
    de coruchos se acrecía.

    De leche se alimentaba,
    tragaldabas insaciable,
    y en hartura memorable,
    ¡Cuántas faenas armaba!

    De mañana los vaqueros
    sin leche hallaban sus vacas,
    y las cabras entre urracas
    ordeñadas los cabreros.

    Brevas se desvanecieron,
    los higos no maduraron,
    los viñedos no cuajaron
    y los trigales se fueron.

    ¡Vive Dios!Qué desesperos
    sobrevino a los coruchos!
    Verdad es que no eran muchos,
    ¿mas por que esos desafueros?

    Un santo padre exorcista
    les vino desde Toledo,
    y andando con paso quedo
    resultó un buen analista.

    Al perillán descubrió
    en las ramas del majuelo,
    y con exordios del cielo
    al cojuelo lo expulsó.

    Del majuelo se extendió
    una plaga de estreñidos,
    pues sus frutos constreñidos
    todo lo contaminó.

    Y en Cenicientos los bulos
    pábulo dio a los majuelos,
    y siendo causa de duelos
    les llamaron tapaculos.


    LAS HADAS DEL VIÑEDO

    Lares del viñedo que hogar fue de hadas,
    tiempos lejanos de cepas remoto,
    echado en olvido su ayer ignoto
    perduran cual libélulas aladas.

    Vientos áureos, brisas perfumadas
    ellas trajeron y flores de loto,
    más al dios Baco del vino devoto
    con cepas de Olimpia por Zeus creadas.

    Tierra eligieron, clavaron la pica
    de un primer barbado injerto de cepa,
    sudor y ayuda de los elementos

    que a la vid sustenta y la dulcifica,
    y es dulzura ubérrima que trepa
    la uva en los viñedos de Cenicientos.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  29. PASEO POR LA COREA DE CENICIENTOS

    Paseo que por Corea
    gastando suelo y zapato
    del paso que azacanea
    y espera el coche del Gato.

    Noches claras veraniegas
    de muchachas y muchachos,
    efluvios y esencias ciegas
    de las hembras y los machos.

    Separados en la escuela,
    éramos desconocidos,
    y el paseo era cancela
    y reja de los cumplidos.

    Sutil línea de sombra
    entonces nos separaba,
    algo que ya no se nombra
    y entre nosotros se hallaba.

    Un pueblo entonces clasista
    y alfileres de acerico,
    establecía una lista
    entre niño pobre y rico.

    Y de una forma inconsciente
    el hijo del jornalero
    parecía ser consciente
    de huir de hija del vinatero.

    Sin saber la ancestral norma
    del ovejo y de la oveja,
    calzábamos ya aquella horma
    de la oveja y su pareja.

    Y los amores truncados
    que Corea producía
    casas, viñedos o prados,
    diciendo si ella tenía.

    ¿Y adónde paró todo eso,
    si el campo está abandonado,
    y evolución y progreso
    priman talento esforzado?

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  30. RECIÉN SALIDA LA BARBA

    Recién salida la barba,
    puestos pantalones largos,
    nos llovían los encargos
    que en el corazón escarba.

    Vecinas, tías y abuela,
    y la madre sobre todo,
    sermoneaban a modo
    vueltos de nuevo a la escuela.

    "Ya conviene recogerse",
    decían a bote pronto,
    y pensabas:"¿Cómo afronto
    en mi vida entrometerse?".

    Y novia te enjaretaban
    ellas solas por su cuenta,
    casi estando en la placenta
    al par que te destetaban.

    Alababan a Juanitas,
    a Pepitas y a parientas,
    todas ellas cenicientas
    y muy buenas coruchitas.

    Y por prestarles oído
    bailabas con una de ellas,
    y por influjo de estrellas
    no eras muy bien acogido.

    Y con otra lo intentabas
    de las que ellas mencionaban,
    y aquí atención te prestaban
    más esa puerta cerrabas.

    Y es que en cuestiones de amor
    no valen artes ni ciencias,
    ni buena o malas conciencias
    ni cheques al portador.

    Y si manda el corazón,
    o la llamarada inflama,
    es un flagelo y es llama
    fuego de iluminación.

    Y si hemos de equivocarnos,
    sea una u otra elección,
    nuestra es la equivocación
    y en penitencia culparnos.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  31. UN MAESTRO Y SU ENSEÑANZA

    A mi padre fue y llamó
    un maestro con viñedos,
    que contaba con los dedos
    números que no mamó.
    Y muy firme declamó:
    -Al muchacho nunca lleves,
    ni con soles ni con nieves
    al trabajo de las viñas,
    ni a recogida de piñas,
    ni a los trabajos más leves.

    -Que a la escuela nunca falte,
    siempre le quiero en la clase
    y la lección la repase
    en casa y no se la salte.
    Lo importante lo resalte,
    pues para el estudio vale,
    anímale siempre y dale
    tu absoluta confianza
    y mantenga la esperanza
    y otra posición escale.

    Tan buenas disposiciones
    por el maestro aducidas
    fueron luego desmentidas,
    por posteriores acciones.
    Conclusión de conclusiones,
    pues llegado el mes de enero
    el maestro vinatero
    contrató para sus viñas
    y recogida de piñas
    al escolar jornalero.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  32. EL LAVADO DE LA LANA DE LOS NOVIOS EN CENICIENTOS

    Grasientos vellones de sucia lana
    dentro del esparto de los serones,
    de esquileo ovejuno en corralones
    se hallaba en la charca muy de mañana.

    Y mucha gente moza, alegre y sana
    en el "Mancho" lava entre emanaciones,
    la lana virginal de sus colchones
    de noche de bodas que está cercana.

    Al viñedo aroma la caldereta
    que borbolleando crepita al fuego,
    y las buenas nuevas cruzan los vientos

    que endomingados en la plazoleta,
    atrio de la iglesia y lugar de juego,
    boda corucha habrá ya en Cenicientos.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  33. LA REDOMA DE LOS NOVIOS

    Era un baile la Redoma
    donde los novios bailaban
    y al unísono danzaban
    atraídos por su aroma.
    La novia blanca paloma
    con nuevo traje de fiesta,
    su alegría manifiesta
    por la atención que despierta
    y ante todos está abierta
    y a bailar jotas se apresta.

    La novia ya desposada
    con el día transcurrido
    y el banquete concluido
    ya es esposa enamorada.
    Y con la noche llegada
    hacia el baile se encaminan
    y los esposos dominan
    su afán por quedarse solos
    y que no les llamen bolos
    cuantos con ellos caminan.

    Y el rasgueo de guitarras
    se esparce por el salón
    como un alegre turbión
    de rotura en las amarras.
    Tierra de cepas y parras
    participan del jolgorio,
    halla o no halla casorio
    en toda fiesta corucha
    copla alusiva se escucha
    si el suceso es amatorio.

    Ofertan los invitados
    el dinero del chupete
    y hasta una viña promete
    uno de los allegados.
    Y quedan desconcertados
    parientes de la otra parte,
    y haciendo en breve un aparte
    cabecean y concilian
    y de unas vacas se alivian
    y a los novios se reparte.

    Y la novia mientras tanto
    va bailando complaciente
    en su redoma pudiente
    con sus piernas de amaranto.
    Y su cara es un encanto
    y las ofertas aumentan
    y las bocas se calientan
    de coruchos con su vino
    que están fraguando el camino
    que a las parejas alientan.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  34. LA LUNA DE MIEL DEL JORNALERO

    Entre sábanas de sarga
    ásperas rudas y fuertes
    caricias de fuego viertes
    en noche tórrida y larga.
    Amor deseo y descarga
    después de la humilde boda
    el vecindario se acoda
    viendo trasponer la reja
    de la ya feliz pareja
    sin trajes que marquen moda.

    En su día de esponsales
    la novia lleva un vestido
    de negro muy bien cosido
    sus colores ideales.
    Y en otros ceremoniales
    le servirá en el bautizo
    sobre su cuerpo rollizo,
    cuando llegue el primer hijo
    pues ya Dios su unión bendijo
    y tiembla el busto macizo.

    Se compuso la comida
    de la carne de un carnero,
    rico plato jornalero
    del que a su boda convida.
    Y emprenden su nueva vida
    entre acordes de guitarra
    y el vino servido en jarra
    a la sombra de un parral
    y el perfume de un rosal
    y el amor que les amarra.

    Y en perspectiva un viaje:
    el de su luna de miel
    que en la renegrida piel
    en que envuelve su equipaje;
    él lleva encima el pasaje
    de partir en la mañana
    al clareo en la ventana
    uncido a la vertedera
    dirigiendo a la mancera
    y a la mula en la besana.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  35. LA PEÑA CHICA O SILLA DEL CABALLO

    Hace años tantos que ya mal me acuerdo:
    cual cabra montés coroné su cumbre
    y en su cima sin óxido ni herrumbre
    flores hallé insertas en mi recuerdo.

    Retazos fugaces donde me pierdo,
    en el cielo de julio ardía lumbre
    y un paisajístico y bello vislumbre
    en concordato con un mundo cuerdo.

    Gredos monumental sobre su espalda,
    a la Silla cubría y daba guardia
    a sus pies el pinar gema y guirnalda.

    Y a su frente los montes de Toledo,
    centinelas del llano y salvaguardia
    de la Peña Chica en donde me quedo.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  36. EL LENGUAJE CORUCHO

    Con arcaísmos compuesto
    hallamos nuestro lenguaje,
    y es vestidura de un traje
    que el corucho lleva puesto.
    Y quien se hallare dispuesto
    a contradecir mi aserto
    en cualquier debate abierto
    digo que Lope y Cervantes,
    dos españoles gigantes,
    así hablaron con acierto.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  37. LA PRIMERA EXCURSIÓN QUE HICIMOS EN LA ESCUELA

    Desde nuestra escuela fuimos
    muy contentos de excursión
    y tanto fue lo que vimos
    que años fue de evocación.

    Salimos muy de mañana
    en autocar de epopeya,
    viendo desde la ventana
    como un friso de Pompeya.

    Las labores naturales
    propias de los campesinos,
    el cuidar de los parrales
    que producen buenos vinos.

    Un trabajo conocido
    y en nosotros no infrecuentes
    pues los hemos ejercido
    desde que nos salen dientes.

    Fue nuestra primer parada
    en los Toros de Guisando,
    buen comienzo de jornada
    y aguardar lo por llegando.

    El maestro muy pausado
    nos fue contando una historia,
    todo muy bien sonsacado
    del libro de su memoria.

    Habló de un acuerdo o pacto
    celebrado entre unos reyes,
    y solemnidad de un acto
    patentado en unas leyes.

    Con la lección aprendida
    por el que quiso aprenderla,
    reanudamos partida
    con la intención de leerla.

    Llegamos al Escorial
    y entramos al Monasterio
    siendo sus salas caudal
    de belleza y de misterio.

    Recorrimos aposentos
    mirando las armaduras,
    muchachos de Cenicientos
    con asombro de criaturas.

    Y nuevamente el maestro
    dijo que los caballeros
    ocultaban el espectro
    de cuando fueron guerreros.

    Que don Felipe segundo
    vagaba por las estancias
    imperando sobre el mundo
    con cara de circunstancias.

    Que construyó el edificio
    al ganar una batalla,
    con el mayor artificio
    que en todo el Orbe se halla.

    Y al decaer el imperio,
    donde el sol no se extinguía,
    el Caudillo también serio
    a la patria engrandecía.

    Y nos fuimos a ver su obra
    poco hacia inaugurada,
    que gran importancia cobra
    en la España actualizada.

    El maestro nos dio el nombre:
    El Valle de los Caídos,
    y obra dijo de un gran hombre
    que nos tiene guarnecidos.

    Ascendimos escaleras
    de una cumbre de montaña,
    descubriendo unas laderas
    con muchas telas de araña.

    Ya en la ciclópea cruz
    vimos los Evangelistas
    donde se posaba luz
    propagada por artistas.

    A la imponente Basílica
    la recorrimos entera,
    y leían una Encíclica
    y el maestro explicó que era.

    De nuevo en el autocar
    directamente a Madrid,
    viendo pueblos al pasar
    y sobre Bavieca el Cid.

    Vimos la Plaza de Oriente
    frente al Palacio Real
    y ocultándonos de gente
    aportamos el caudal.

    De las bolsas cinco duros
    fuimos todos aportando
    y en unos puestos oscuros
    en golosinas gastando.

    El Día fue memorable:
    cuanto vimos y aprendimos,
    lo vivido inolvidable
    todo cuanto recorrimos.

    Supimos geografía
    y algo de historia de España,
    y hasta una fotografía
    nos dieron de una cabaña.

    Y poseídos por fiebres
    cantamos cosas muy finas
    "¡por el mar corren las liebres,
    por el monte las sardinas!".

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  38. LA GRAN TORMENTA EN EL VALLE

    Tempestad que se desata
    al comienzo de la tarde,
    el cielo se abre y arde,
    el rayo sobre la mata.

    Se estremecen las encinas
    pese al hábito y costumbre,
    y en su recia mansedumbre
    se acobardan sus retinas.

    La agitación de los pinos
    al desprender sus agujas,
    aleteo que dibujas
    tormenta de los destinos.

    Las brevas de las higueras
    que asoman entre la hoja,
    con su pulpa blanca y roja
    contra tu furia de hogueras.

    Troncos de los olivares
    bregados en los combates,
    del rayo y de sus embates
    torcidos y circulares.

    Ni los rayos ni centellas,
    ni los horrísonos truenos
    asustan a olivos buenos,
    amigos de las estrellas.

    Las cepas, las más inermes
    sin el racimo formado,
    su ruina la has consumado
    y las vendimias y duermes.

    Descargando tus granizos
    sobre los fértiles suelos,
    los sumes en desconsuelos
    a nuestros campos pajizos.

    Los descargas en ramales
    que atemorizan las Peñas,
    y malévola te adueñas
    y eres causa de sus males.

    Y a mieses que en la labranza
    dispuestas para la siega,
    que a la hoz se hacen entrega
    colmando nuestra esperanza.

    Has abatido al centeno
    y al trigo lo has cercenado,
    la siega la has malogrado
    y el año no será bueno.

    Has formado una laguna
    sobre el campo de cebada,
    dejándola condenada
    a no hacer nuestra fortuna.

    Algarrobas en la Umbría
    reinante sobre el Juncar,
    y de niño mi habitar
    en veranos de alegría.

    Formando una torrentera
    que arrastra a las algarrobas,
    sus gigantescas escobas
    sumergen en la pradera.

    Cunde la desolación
    manos al cielo crispadas,
    maldiciones desatadas
    contra el fuego del turbión.

    En las casas las mujeres
    con los niños asustados,
    por el tronar azorados
    renuncian a sus placeres.

    El placer que dan los juegos
    incansables de la infancia,
    hoy no aspiran la fragancia
    de las aguas de los riegos.

    En la Plazuela una casa
    de mujeres está llena,
    que entre rezos y entre pena
    ven la tormenta que arrasa.

    Santa Bárbara bendita
    la entonan en alta voz,
    para que el granizo atroz
    de una vez cese y remita.

    El desastre fue terrible
    y asoladas las cosechas,
    abriéndose nuevas brechas
    como siempre es predecible.

    Sin trabajo y sin jornales
    en las viñas y en la siega,
    desgracias que al campo llega
    por los fuegos infernales.

    La autoridad echó un bando,
    ser recogida la caza,
    partiendo desde la Plaza
    todo batido y andando.

    Las liebres y las perdices
    fueron cobradas a cientos,
    en tierras de Cenicientos
    muertas entre las raíces.

    Así fue la gran tormenta
    que abatió al pueblo corucho
    y tras trastornarle mucho
    de nuevo inició la cuenta.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  39. LA CAZA A PORRILLO EN CENICIENTOS

    Por ribazos, collados o en el llano
    que conforman los campos del Juncar,
    nos hacíamos siempre acompañar
    por las flexibles varas del manzano.

    A la caza cobrábamos a mano
    siguiendo de las liebres el pisar,
    que en la nieve dejaban al hollar
    buscando resguardarse en el majano.

    Con la tierra nívea un manto blanco,
    las liebres a los pies del monolito
    del majano figura del paisaje,

    destacándose altivo en el barranco
    la vida despedían con un grito
    cuando impactaba el palo en su pelaje.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  40. LA PIEDRA ESCRITA

    Vestigios son del tiempo y la memoria
    del paso de unos hombres por la tierra,
    mostrando el ataúd cuando se cierra
    diciendo que la vida es provisoria.

    Es figura pétrea en nuestra historia
    que no se aturde, aflige ni se aterra,
    y el misterio de roca inerte encierra
    a esfinge de corucha ejecutoria.

    Modelo de la mano y de la maza
    de los viriles ancestros coruchos,
    y el cincel que a esta piedra destaja

    es mole semejante a esta raza
    de viñedos y águilas y aguiluchos
    donde el corucho se afana y trabaja.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  41. DORMIDO SE HALLABA CRISTO

    Dormido se hallaba Cristo,
    despistado San Esteban,
    y a nuestra Virgen se llevan
    de incógnito y de imprevisto.
    Fue aquello visto y no visto
    y Cenicientos se excita,
    y buscándola se irrita,
    mas les habló el Niño-Dios
    y les dijo que ellos dos
    se hallaban en Piedra Escrita.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  42. POR TIERRAS DE PIEDRA ESCRITA

    Por tierras de Piedra Escrita
    los toros y mayorales
    llegaban a los corrales
    con puntualidad de cita.
    Y la afición nunca ahíta
    de los coruchos en carros,
    sobre varales sin barros
    contemplaban la corrida
    en tarde comprometida
    de los toreros bizarros.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  43. LA PLAZA DE TOROS DE LA CORREDERA
    "Debuté en Almorox y al día siguiente toreé en Cenicientos"
    Domingo Ortega

    Maderas,pilares, clavos, martillos,
    ensamblaban a sólidos tablones,
    trasuntos de pasión de unas pasiones
    con la entrada a la plaza en los bolsillos.

    Por allí rotación de coruchillos
    con la importunidad de moscardones,
    mimetizados con los corazones
    de unos innominados torerillos.

    La plaza iba tomando un sesgo en forma,
    que al ruedo le embutía torera horma,
    la Corredera acuífero sudoso

    de corucha afición en los tendidos,
    viendo a diversos espadas imbuidos
    del toreo de Ortega en aquel coso.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  44. PLAZA DE LA CORREDERA

    Plaza de la Corredera,
    bajo tablas la banqueta,
    allí la afición muy quieta
    atisbaba tras madera.
    Pilares eran frontera
    y de la plaza era aforo
    de aficionados a coro,
    que se echaban para atrás,
    todos al mismo compás,
    al embestirlas el toro.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  45. COLARSE EN LOS TOROS DE LA CORREDERA

    Gran afición por los toros,
    y admiración por toreros,
    abridnos los coladeros
    a coruchillos sin lloros.
    Y sin cobres, platas ni oros
    para pagar una entrada,
    en la tarde afarolada
    de la plaza de madera
    crisol de la Corredera,
    siempre una mano prestada.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  46. EL CIRCO DE DON PAQUITO EN CENICIENTOS

    Se instaló en la Corredera
    aquel circense espectáculo,
    y a mí me elevó al pináculo
    de lo más grande que viera.
    Mi madre en su faltriquera
    atesoraba unos duros,
    y a mis ruegos y conjuros
    le dio en perras menudito,
    hasta un duro a don Paquito
    y magia vi tras sus muros.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  47. LOS GALOPINES CORUCHOS

    Trillas eran los patines
    de numerosa caterva,
    con aquel calor que enerva
    a coruchos galopines.
    Parvas eran los confines
    del mundo que conocían,
    y en cada giro sabían
    que desmenuzado el grano
    y concluido el verano
    el pan en casa tendrían.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  48. LOS COPLEROS EN CENICIENTOS

    Vendedores de coplas y romances de ciegos
    deleitaban oídos y sucesos sangrientos,
    erizaban cabellos y los niños atentos
    las carreras cesaban y paraban sus juegos.

    Con romances escritos por iletrados legos,
    con las vírgenes violadas con tormentos lentos,
    truculencias que caían sobre Cenicientos
    traídas por unos errabundos andariegos.

    Y en la dulce Plazuela se agolpaba un enjambre
    de mujeres y niños de una hirsuta pelambre,
    que veían el hacha y los hachazos atroces

    cernirse implacables sobre unas viudas galanas,
    que en solariegas mansiones abrían ventanas
    por las que accedían los asesinos feroces.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  49. LOS BANCOS DE LA PLAZUELA

    En estos bancos sentados
    las garrotas y muletas,
    arqueadas piernas quietas,
    y semblantes arrugados.
    Se recuerdan los pasados
    de niño lugar plagado
    y de risas anegado,
    y este mutismo sin prisas
    de desdentadas sonrisas
    me deja muy apenado.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  50. EL TESTAMENTO VITAL
    A mis hijos

    En un día de sol de tenue brisa
    mis cenizas se esparcirán al viento.
    Privado ya de voz y movimiento
    con virtudes expuestas en la misa.

    Obviados mis defectos por la prisa
    del funeral que anula el pensamiento,
    en mi familia habrá un abatimiento
    y en el amigo esbozo de sonrisa.

    Mis órganos perpetuarán su vida
    viviendo nueva existencia terrena.
    Y de mí y por mí nadie se conduela

    pues volveré al inicio de partida
    enlazando de nuevo la cadena,
    mis cenizas jugando en la Plazuela.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  51. LA HUEBRA
    A mi padre

    La fuerte mano vertedera empuña,
    oliendo a tierra la ardorosa viña,
    y el surco abierto todo lo destiña,
    tras de la mula y su negra pezuña.

    La reja breve introducida en cuña
    sortea cepas, las urge y apiña,
    silencio adensa la muda campiña,
    en tanto el arador su impronta acuña.

    Por una sabia guía la mancera,
    apura al tronco de higueras y olivos,
    aparta cantos y a su paso allana

    dificultades, y hace llevadera
    el cumplimiento de los objetivos
    que abriendo surcos busca la besana.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  52. LA PENSIÓN DEL CIEGO DEL CERRILLO

    Hablaban agrupados en corrillo
    del cobro y la cuantía de pensiones,
    espontaneas y breves reuniones
    que se forman en cuesta del Cerrillo.

    El grupo abanderó y abrió un pasillo
    al ciego como en otras ocasiones,
    que se sumó y entró en cavilaciones
    con sus cuencas opacas ya sin brillo.

    -No quejaos; bien sé, la mía es alta,
    mas es vital aquello que echo en falta,
    llaga es mi corazón en sufrimientos

    y un mendigo ser que pisa abrojos,
    quisiera ser con luz sobre mis ojos
    que vieran este sol de Cenicientos.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  53. LA LITURGIA DEL TRAJE DE LUCES

    Bajadas las persianas
    resalta la montera
    sin luz en las ventanas
    y el toro ya a la espera.

    Entra el mozo de espadas
    y al diestro le despierta
    tardes acaloradas
    de afición a la puerta.

    El diestro se levanta
    despereza y afeita
    y algún temor espanta
    si en triunfo se deleita.

    El mozo en mano tiene
    la estrecha taleguilla
    y una silla sostiene
    flamante chaquetilla.

    Liturgia de la gloria
    al embutir el traje
    que tal vez haga historia
    oculta en su ropaje.

    Las medias son de seda
    y a tono va el fajín
    y al conjunto le queda
    al cuello el corbatín.

    Camisa con chorreras
    luz en los alamares
    brillantes las hombreras
    que alejan los pesares.

    Negras las zapatillas
    topacio los tirantes
    huyen las pesadillas
    de toreros triunfantes.

    Colgantes van los machos
    que dicen del valor
    y son yelmo y penachos
    en campos del honor.

    La coletilla puesta
    probada la montera
    ya tiene la respuesta
    y toda duda fuera.

    Ante el altar se inclina
    que tiene improvisado
    la intervención divina
    nunca la ha desechado.

    Con capotillo en mano
    con el que hará el paseo
    el torero va ufano
    al coso del deseo.

    Los trajes de la terna
    del arte y de la muerte
    viven la pugna eterna
    del Dios reparta suerte.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  54. EL TORO SALIENDO AL RUEDO EN LA PLAZA DE CENICIENTOS

    En tarde sin viento hay lleno en el coso
    en la nueva plaza recién construida,
    y el timbal y el clarín dan la salida
    a un toro cinqueño, astas de coloso.

    Figura imponente emerge del foso
    fiero resuella y la testuz erguida,
    produce asombro la estampa surgida
    belleza fiera del tótem fogoso.

    Un rayo de sol nimba su cabeza
    la impregna de luz riesgo y fortaleza
    de una fiesta única ancestral y mítica.

    La historia mágica armazón de España:
    que sus campos viste, hermosea y baña,
    del toro ausente de torpe política.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  55. LOS MULILLEROS EN LA CORREDERA

    Las mulas enjaezadas
    con bandas y banderines
    y vistosos collarines,
    ¡helas aquí preparadas!
    Mulas de trillas y aradas
    traían los mulilleros,
    herradas por los aceros
    de los herrajes coruchos,
    que arrastraban los moruchos
    toros,muertos por toreros.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  56. UNA FLAMÍGERA ESPADA
    A la Virgen del Roble

    Una flamígera espada
    te traspasó el corazón:
    Gabriel de la Anunciación
    te la ensartó nacarada.
    La imperativa llamada
    de al Mesías dar a luz,
    te vistió el blanco capuz
    de ver su padecimiento,
    su agonía y su tormento,
    afrentosa en una cruz.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho







    ResponderEliminar
  57. LA PÓLVORA

    El cohete silbando sube al cielo
    y en luz el estallido se desgrana,
    y en esquirlas cristalinas allana
    la inminente caída sobre el suelo.

    En su vuelo es afilado escalpelo
    que corta y saja a golpe de campana,
    y en ascensión celeste filigrana
    que envuelve su fulgor en terciopelo.

    Y se van sucediendo en el ascenso
    cohetes entre ruido y alborozo
    que a los coruchos lleva al mutuo acuerdo,

    de mostrar en la pólvora un consenso
    que los une festivos y en el gozo
    de en la fiesta aparcar el desacuerdo.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  58. LA TRACA

    La pirotecnia instalada
    en el barrio de los Caños
    transcurridos tantos años
    es la fiesta anticipada.
    De fiestas es nueva añada
    reina claridad opaca
    y de agosto la resaca
    pero al volar el cohete
    nada es el ruido que mete
    comparado al de la traca.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  59. LA VENDIMIA DE LOS NIÑOS JORNALEROS

    Impúberes argonautas
    sobre las cepas esbeltas,
    las navajas cortan sueltas
    de los infantiles nautas.
    Sin chirimías ni flautas
    en busca del vellocino
    del oro del tinto vino,
    de las cepas el racimo
    nos daba el valor y animo
    de forjar nuestro destino.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  60. LA BLANCA CRUZ DE LA CIMA

    La blanca cruz de la cima
    que corona la montaña,
    el sol y la luna baña
    y no permiten que gima.
    A ti, que el cielo sublima,
    cruz eterna, cruz divina,
    venerable en la colina
    e inseparable de Dios,
    áseme y llévame en pos
    de la voz que me ilumina.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar